Parroquia Santisimo Redentor Madrid

19 de Diciembre: Celebración de Reconciliación

 

 


 

El sacramento de la Reconciliación es uno de los aspectos o ingredientes más singulares y bellos de la Iglesia Católica. Jesucristo, en su abundante amor y misericordia, estableció este sacramento, para que nosotros como pecadores tuviéramos la posibilidad de obtener el perdón de nuestros pecados y reconciliarnos con Dios, con los demás y con nosotros mismos. Este sacramento “nos recupera y limpia”, nos renueva en Cristo.

“Jesús dijo nuevamente a sus discípulos: ‘La paz sea con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.’ Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos’” (Juan 20,21-23).

La celebración comunitaria de la reconciliación expresa más claramente el carácter eclesial de la penitencia (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1482).

“El sacramento de la penitencia, como todos los sacramentos, es esencialmente una acción de Cristo y de la Iglesia, y no un simple momento privado de la vida espiritual del cristiano. Sin embargo, este aspecto eclesial de la penitencia no siempre ha sido suficientemente explicitado, desde hace muchos siglos, y por eso hay que esforzarse en recuperarlo” (Ritual de la Penitencia).

“De la misma manera que el pecado no se reduce a una cuestión individual, sino que tiene a la vez una dimensión eclesial, así también la reconciliación no es solo una relación entre Dios y el pecador, sino que implica una relación visible con la Iglesia” (Ritual de la Penitencia).