Parroquia Santisimo Redentor Madrid

24 de Marzo: Domingo III de Cuaresma

PRIMERA LECTURA: Lectura del libro del Éxodo (3, 1-8a. 13-15)

 

En aquellos días, Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, el monte de Dios.

El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse.

Moisés se dijo:

«Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver cómo es que no se quema la zarza».

Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:

«Moisés, Moisés».

Respondió él:

«Aquí estoy».

Dijo Dios:

«No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado».

Y añadió:

«Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob».

Moisés se tapó la cara, temeroso de ver a Dios.

El Señor le dijo:

«He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra, para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel».

Moisés replicó a Dios:

«Mira, yo iré a los israelitas y les diré:

«El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros».

Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?».

Dios dijo a Moisés:

«»Soy el que soy»; esto dirás a los israelitas: «‘Yo-soy’ me envía a vosotros»».

Dios añadió:

«Esto dirás a los israelitas: «Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Éste es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación»».

 

 

 

SALMO RESPONSORIAL – Salmo 102

 

R./ El Señor es compasivo y misericordioso.

 

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios. R./

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades;
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura. R./

El Señor hace justicia
y defiende a todos los oprimidos;
enseñó sus caminos a Moisés
y sus hazañas a los hijos de Israel. R./

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
como se levanta el cielo sobre la tierra,
se levanta su bondad sobre sus fieles. R./

 

 

 

SEGUNDA LECTURA: Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los Corintios (10, 1-6. 10-12)

 

No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no agradaron a Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.

Estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo hicieron aquéllos.

No protestéis, como protestaron algunos de ellos, y perecieron a manos del Exterminador.

Todo esto les sucedía como un ejemplo y fue escrito para escarmiento nuestro, a quienes nos ha tocado vivir en la última de las edades. Por lo tanto, el que se cree seguro, ¡cuidado!, no caiga.

 

 

 

ACLAMACIÓN DEL EVANGELIO

Convertíos —dice el Señor—,
porque está cerca el reino de los cielos.

 

 

 

EVANGELIO: Lectura del santo Evangelio según san Lucas (13, 1-9)

 

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús contestó:

«¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera».

Y les dijo esta parábola:

«Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.

Dijo entonces al viñador:

«Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?».

Pero el viñador contestó:

«Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas».

 

 

 

Dios llama, convoca y capacita…

 

El texto del Éxodo evoca un encuentro singular, impactante, vocacional, de Dios con Moisés. Acontece en medio de su trabajo habitual. Dios sorprende a Moisés, se le revela y le pide algo atrevido y arriesgado. Le calienta el corazón y le requiere que se desprenda de lo que tiene entre manos, porque hay que sacar al pueblo de la opresión de Egipto y, para ello, cuenta con él.

Estamos ante un relato que muestra cómo la vocación no es algo que uno exclusivamente escoge, sino que es también, y principalmente, una llamada divina, un encuentro inesperado, que sobrecoge, impacta, provoca un modo de vida diferente y compromete.

Moisés comprende a Dios, pero le cuesta colaborar con él, porque las cosas de Dios nunca son fáciles por más que estén cargadas de sentido. Y es que, generalmente, a toda vocación acompaña una misión comprometida, para la que Dios fortalece, ayuda y capacita siempre.

Por otro lado, la parábola evangélica de la higuera estéril nos fotografía a muchos cristianos. Nuestra vida es más estéril que fecunda en frutos evangélicos. Todos podemos dar más…

En verdad, necesitamos más cultivo interior, ejercitar más la responsabilidad, poner al día las convicciones y llevarlas a la práctica… La conversión es cuestión de interioridad. Y nos urge como una provocación educativa y saludable.

Esta parábola evangélica plantea una conversión efectiva, demostrada con signos y frutos de renovación. Si estos frutos no se perciben ni se encuentran, tendremos que reconocer que el Reino de Dios comienza por uno mismo…

 

 

 

ORACIÓN COMUNITARIA

 

Te bendecimos, Dios misericordioso,
porque nos acompañas e inspiras.

Te damos gracias por los dones con que nos enriqueces.
Líbranos de la superficialidad y la ligereza,
que llevan a la esterilidad y al fracaso.

Auméntanos las ganas de ser luz, como los testigos.
Y ayúdanos a desarrollar la vocación que nos infundes.
Gracias, Dios bueno, por tu gran generosidad.