Parroquia Santisimo Redentor Madrid

Octubre Mes Misionero Extraordinario

 

 

 

Coincidiendo con la festividad de Santa Teresa del Niño Jesús, patrona universal de las misiones, comenzó el Mes Misionero Extraordinario (MME), convocado por el Papa Francisco para renovar el ardor misionero de todos los bautizados del mundo. Esta mañana se ha publicado el vídeo de intención de oración del Santo Padre, dedicado al MME, en el que pide que el Espíritu Santo suscite una nueva primavera misionera en la Iglesia.

Por la tarde, el Papa inauguró el mes presidiendo las Vísperas en la Basílica de San Pedro del Vaticano. En España, todas las diócesis se han puesto en movimiento, con un gran abanico de actividades, que pueden consultarse aquí.

“En este Mes Misionero Extraordinario, recemos para que el Espíritu Santo suscite una nueva primavera misionera en la Iglesia”. Esta es la intención de oración del Papa para este mes de octubre.

“Hoy es necesario un nuevo impulso en la actividad misionera de la Iglesia, para afrontar el desafío de anunciar a Jesús muerto y resucitado. Llegar a las periferias, a los ambientes culturales y religiosos, todavía ajenos al Evangelio.»

El Papa ha convocado a toda la Iglesia para dedicar este mes de octubre a la misión de una forma extraordinaria, con motivo del centenario de la publicación de la Maximum Illud, de Benedicto XV, considerada como la carta magna de las misiones modernas. El objetivo es doble: por un lado renovar la conciencia de que todos los bautizados, por el hecho de serlo, son misioneros; y por otro lado poner a toda la Iglesia en estado permanente de misión.

El Papa Francisco ha encomendado la organización del MME a Obras Misionales Pontificias (OMP). El Santo Padre quiere que cada iglesia local (parroquia, congregación, movimiento…) en todo el mundo lo celebre con creatividad. La Iglesia en España ha aceptado con alegría esta invitación, y va a vivir el Mes Misionero Extraordinario con un sinfín de actividades.

 

Cómo vivir el Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019

Cuatro son las dimensiones, señaladas por el Papa, para vivir con más intensidad el camino de preparación y realización del Mes Misionero Extraordinario:

El encuentro personal con Jesucristo vivo en su Iglesia, a través de la Eucaristía, la Palabra de Dios, la oración personal y comunitaria;

El testimonio: los santos, los mártires de la misión y los confesores de la fe, expresión de las Iglesias esparcidas por todo el mundo;

La formación misionera: escritura, catequesis, espiritualidad y teología;

La caridad misionera.

 

Primera semana: La Oración

La oración es el alma y el fundamento de la misión de la Iglesia: para apoyar el esfuerzo apostólico de los misioneros de Jesús dispersos por todo el mundo. Vigilias y celebraciones en estos días recordarán el trabajo de los misioneros y misioneras por todo el mundo. Se han impuesto oraciones propias como el Rosario Misionero teniendo en cuenta las intenciones de todos los continentes.

En esta ocasión también se ha buscado difundir el Rosario Viviente, impulsado por la venerable Paulina María Jaricot, fundadora de la Obra Misional de la Propagación de la Fe. La esperanza de Paulina era que el Rosario Viviente uniese a las personas, en cualquier parte del mundo, en una oración ferviente por la misión de la Iglesia.