Parroquia Santisimo Redentor Madrid

X Encuentro de Agentes de Pastoral

Durante los días 16 a 18 de Septiembre  las Comunidades Redentoristas integrantes de la Provincia de Madrid, junto al Gobierno Provincial, el Secretario de Evangelización y los agentes de pastoral, en un Encuentro fraterno de hermanos redentoristas, con entusiasmo, con vigor, presentaron propuestas, deliberaron y al final realizaron una declaración de Conclusiones y  Propuestas para el nuevo curso eclesiástico.

x-encuentro-de-agentes-pastorales3c

 

Dar vida al carisma en la Pastoral Redentorista

Reunidos en Collado Villalba para celebrar el 10° Encuentro de Agentes de Pastoral, los asistentes hemos reflexionado en torno a la primera propuesta del Capítulo Provincial: “Dar vida al Carisma”.

Creemos que la Vida Religiosa está llamada a aportar a la pastoral ordinaria un modo específico de anunciar el Evangelio que testimonie la importancia de la vida en común, el anuncio gozoso y esperanzado de Jesucristo y la salida a las periferias humanas y eclesiales.

En la pastoral ordinaria queremos aportar las notas propias del Carisma Redentorista, convencidos de que el mismo enriquece a la Iglesia para el anuncio del Evangelio.

Por todo esto aportamos las siguientes orientaciones para dar vida al Carisma en nuestras comunidades.

1. ¿Qué agente de pastoral redentorista necesitamos?

Somos conscientes de que la evangelización se juega en el ser de los evangelizadores. De ahí que el agente de pastoral redentorista deba cultivar algunos rasgos específicos que brotan del carisma.

• Persona con una profunda sensibilidad humana, con un corazón capaz de conectar con los anhelos y necesidades del prójimo. Reconoce sus límites y vive el camino en debilidad y búsqueda compartida.

• Testigo de una experiencia de Cristo Resucitado que ha transformado su corazón y le ha convertido en misionero de la Alegría.

• Convocado en comunidad apostólica, es capaz de trabajar en equipo y de poner sus talentos y dones al servicio de la misión.

• Enviado al mundo, aprecia y ama todo lo que hay de “semilla de Evangelio”, encarnándose sin miedo en la realidad. Audaz, creativo y dinámico, siempre discierne dónde se le necesita con más urgencia.

• Transmite la misericordia, la compasión y la reconciliación de Dios con espíritu de escucha y acogida. Genera procesos de conversión desde el amor más que desde el temor.

• Cultiva el trato personal con Cristo, al estilo de san Alfonso. En diálogo de amistad se pregunta cuál es su voluntad y la realiza con disponibilidad.

• Procura “hablar de Dios” anunciando su Buena Noticia con un lenguaje sencillo, profundo y transformador, que no deja indiferente al que escucha.

• Afectado por la situación que viven los grupos humanos más vulnerables, entiende la misión como anuncio liberador y denuncia de las injusticias.

• Vive con un corazón universal, entendiendo su compromiso misionero superando fronteras humanas y geográficas. Hace de su vida un signo de comunión fraterna con los pueblos más pobres de la tierra.

2. ¿A quiénes somos enviados?

La Pastoral Redentorista esta llamada a dar vida, a llevar la vida, la abundante redención de Jesucristo, a realizar una misión.

Nos preguntamos a quiénes hemos de llevar dicha misión, o a qué misión estamos siendo enviados; en definitiva, dónde hemos de desempeñar dicha pastoral.

• Los redentoristas (religiosos y agentes misioneros) somos enviados a las periferias de nuestro mundo, a aquellos que viven en los límites antropológicos y existenciales, quienes han perdido el horizonte, el sentido o la esperanza en el futuro. Entre ellos no hemos de olvidar nuestra opción preferencial por los pobres.

• Tal y como nos recuerdan las constituciones redentoristas, somos enviados allí donde no se conoce a Jesucristo, donde la Iglesia no puede llegar o no tiene medios para anunciar el Evangelio. Por ello somos enviados a las periferias de la propia Iglesia para dar respuesta a aquellas personas que buscan en ella aliento y sentido para sus vidas, que tienen sed de Dios, de espiritualidad y de trascendencia, que tienen sed de palabra, de opinar y proponer, de encontrar espacios de diálogo.

• Estamos llamados a afrontar las nuevas realidades sociales y familiares que no son bien aceptadas ni asumidas (ni por parte de la sociedad, ni de la propia Iglesia), salir a su encuentro rompiendo miedos y barreras, para ofrecer comprensión, acompañamiento y diálogo, con el fin de que todos, vivan la realidad que vivan, puedan encontrar su lugar en nuestras comunidades.

3. ¿Qué anuncian los Redentoristas?

La espiritualidad redentorista está profundamente centrada en Cristo. San Alfonso manifiesta su cristocentrismo en las “devociones” al Pesebre, la Cruz y el sacramento de la Eucaristía. En estos misterios contempla el amor de Dios manifestado en Cristo. Para Alfonso el misterio que hay que anunciar es Jesucristo.

Por tanto el contenido de la evangelización de los redentoristas es Jesucristo: proclaman a Cristo (c 8), dan testimonio de la caridad de Cristo (c 9), anuncian el misterio de Cristo (c 10). Este contenido es la Copiosa Redención.

Y lo hacemos con júbilo, conscientes de que somos portadores del Evangelio de la conversión y de la alegría.

En este anuncio, los redentoristas presentamos a María en íntima unión con el misterio de la redención. Ella es compañera en la misión, caldeando los corazones y abriendo las puertas a los misioneros y a su mensaje, Cristo Redentor.

4. Propuestas concretas para dar vida al carisma

x-encuentro-de-agentes-pastorales2bTeniendo en cuenta la realidad concreta de los distintos ámbitos de pastoral en donde estamos presentes, presentamos las siguientes propuestas para poner en práctica donde sea posible:

• Ofrecer a los agentes de pastoral una formación básica sobre el carisma redentorista.

• Organizar periódicamente acciones de formación y sensibilización en torno al carisma redentorista adaptadas a las diferentes edades y grupos.

• Profundizar en el conocimiento de los santos y beatos redentoristas.

• Establecer cada año un lema/marco que alumbre la actividad pastoral desde nuestro carisma.

• Promover en nuestros santuarios y parroquias la celebración litúrgica y lúdica de las principales fiestas redentoristas.

• Fomentar la devoción a Santa María del Perpetuo Socorro como cauce evangelizador.• Promover la participación de agentes pastorales en misiones populares.

• Organizar una misión redentorista en cada comunidad local.

• Constituir en nuestras Comunidades grupos de laicos redentoristas que compartan espiritualidad, vida y misión con la comunidad religiosa.

• Cultivar en todas las comunidades la sensibilidad social y fomentar acciones solidarias, preferentemente a través de Cáritas y de la Asociación para la Solidaridad.

• Procurar que nuestras comunidades y parroquias sean espacios de acogida a todas las sensibilidades, apertura de espacios, flexibilidad en horarios.

• Cuidar la predicación para que responda a las inquietudes de la gente y sea denuncia profética.

• Fomentar la oración compartida con los laicos, al menos en tiempos fuertes, y compartir con ellos las celebraciones litúrgicas redentoristas.

• Compartir el carisma con las parroquias del arciprestazgo y de la diócesis en donde estamos presentes.
• Fomentar la interacción entre grupos de laicos redentoristas de comunidades cercanas.

• Que el Gobierno Provincial recopile y haga llegar a las comunidades una selección de materiales en torno al carisma que ayuden a los grupos de laicos, jóvenes, niños…

• Que cada Comunidad redentorista analice si su presencia responde actualmente al carisma.

• Fomentar la presencia evangelizadora a través de las redes sociales.

Momentos de Ocio y de Compartir

Durante este Encuentro, hubo también tiempo para el esparcimiento, y también para el conocimiento cultural de la industria vitivinicola de Jerez.

Nuestros hermanos jerezanos nos hicieron una demostración de su conocimiento de enología, que queda documentada en las imágenes siguientes, de una divertida cata de vinos de esa Comunidad.

 Felicitaciones y Muchas Gracias !!!!

x-eap-cata-4ax-eap-cata-3ax-eap-cata-2ax-eap-cata-1a