Parroquia Santisimo Redentor Madrid

Beatos Mártires Redentoristas de Cuenca

martires-cuencaBeatos Mártires de Cuenca, redentoristas
(6 de noviembre)

El próximo domingo 6 de Noviembre la Comunidad del Santísimo Redentor, conmemora a los seis beatos mártires de Cuenca, misioneros redentorista que han entregado su vida por la misión evangelizadora.

El párroco desea compartir este recuerdo con toda la comunidad parroquial, en memoria de ellos, hermanos nuestros, para que el mensaje de entrega nos llene de gozo y reavive nuestra fe.

Con motivo de la beatificación de los seis Mártires Redentoristas de Cuenca (14 de octubre de 2013), se encargó un retrato que conmemorase este acontecimiento para la familia Redentorista. La obra fue encargada a Belén del Pino, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.

Como subraya la artista, el cuadro aparece dividido en dos planos: la parte superior representa el espacio terrenal, con Cuenca a lo lejos y con el puente de San Pablo que se aproxima al espectador y da paso a un primer plano más espiritual donde aparecen los seis mártires redentoristas de Cuenca, asesinados durante la Guerra Civil.

Esta representación busca transmitir el sentimiento de espiritualidad por medio de la expresión serena de los retratos, por el uso de tonalidades suaves y por la unidad en las vestimentas. En este sentido, los hábitos se unen formando un conjunto que se va haciendo más ligero en la parte inferior del cuadro, ofreciendo apariencia de ascensión.

También cobra gran importancia la iconografía que representa la causa común a la que todos ellos dedicaron sus vidas y por la que finalmente murieron.

UNA POSIBLE LECTURA DEL CUADRO DE LOS MÁRTIRES

El cuadro bellamente pintado por Belén del Pino, presenta la vocación misionera redentorista vivida en Cuenca (que se presenta como escenario) y que es vivida de forma martirial.

El puente de San Pablo se presenta a la par como en espacio de salida a la misión de anunciar el Evangelio y el martirio que abre la vocación de los seis redentoristas a identificarse plenamente con el Redentor. El puente identifica la misión y el martirio; toda vocación misionera está llamada a vivirse en dimensión martirial.

El grupo de los seis mártires están en movimiento, en itinerancia; caminan como comunidad de misioneros que salen de misión; una vez más, nos habla de la dimensión profética de la comunidad apostólica redentorista, llamada a unirse a Cristo Redentor y firmar con su vida aquello que anuncia en su mensaje.

Cada uno de los mártires lleva el elemento que sintetiza algo importante de su vida. El P. Gorosterratzu lleva la palma por ser el cabeza del grupo. El H. Victoriano lleva el libro, por ser un misionero que predicó desde la escritura, traduciendo la palabra de Dios a los escritos espirituales que compuso para la señora que dirigía. El P. Julián Pozo lleva la cruz, pues su vida fue un configurarse con Cristo en la cruz de la enfermedad. El P. Miguel Goñi lleva el icono del Perpetuo socorro, que intenta salvar como la mejor joya de la comunidad, por su devoción mariana. El P. Ciriaco Olarte está pasando las cuentas del rosario, recordándonos que cuando fueron detenidos acababan de celebrar la eucaristía y rezaban el rosario. Por último, el P. Pedro Romero está en actitud de silencio, oración y recogimiento, actitud en la que vivió los últimos años de su vida; mientras tanto sus ojos contemplan a sus compañeros pues él vivió dos años más que aquellos y le tocó dar sentido a su vida desde lo acontecido a sus hermanos de comunidad.

La actitud de los seis es seguir caminando; queda mucho por hacer. La Congregación del Santísimo Redentor ha de continuar anunciando a Cristo de palabra y obra, en medio de todas las circunstancias.
Estos seis redentoristas invitan a sumarse a nuestra tarea evangelizadora: consagrándote en nuestra congregación como religioso o incorporándose a la obra redentorista como laico que comparte espiritualidad y misión.