Parroquia Santisimo Redentor Madrid

Semana Santa Parroquial

El marco de lo que vamos a considerar en esta semana es Jerusalén, la capital a la que Jesús tenía que llegar para dar la cara ante las autoridades arriesgando por la causa de Dios. En ella se consumó la persecución y su martirio.
Situémonos ante la Semana Santa como creyentes, no como espectadores. Son días llenos de expresión, cargados de sentido y con una gran iluminación para la actualidad de cada uno.

DOMINGO DE RAMOS

Día de claroscuro. Si por un lado aparece el aplauso y la alabanza de Jesús, por otro asoma el rechazo y su pasión dolorosa. Para la liturgia, este día es domingo de pasión.

Es también el umbral de la Semana Grande cristiana, llena de revelación y de testimonio. Entremos en ella con actitudes evangélicas y con el deseo de fortalecer la conversión.

MIÉRCOLES SANTO

Nos preparamos para el Triduo Pascual con una celebración comunitaria de la reconciliación: 20:00 horas.

 

 

JUEVES SANTO

 

Este día suena a entrega, servicio desinteresado, amor, comunión, oración… Consideramos especialmente que Dios es amor y que en Jesús nos ha amado hasta el extremo.

Ahora bien, si Jesús se desborda en sentimientos, gestos y palabras de amor fraterno, aprendamos a querernos según la consigna y el testamento que él nos dejó: “Amaos como yo os he amado”.

11:30: Oración y motivación del día.
18:00: Conmemoración de la Cena del Señor.                                                                                                                     21:00: Hora santa

 

 

 

VIERNES SANTO

Ya decía san Pablo que Cristo crucificado es un escándalo para unos y una necedad para otros; en cambio, para los creyentes es fuerza y sabiduría de Dios (1 Co 1,23-24).

Y Jesús afirmaba con señorío: “Nadie me quita la vida; la doy voluntariamente” (Jn 10,18).

En verdad, no hay seguimiento de Jesús sin cruz: “Quien no carga con su cruz y me sigue no puede ser mi discípulo” (Lc 14,27).

La espiritualidad de la cruz denota en Jesús compromiso y fidelidad heroica. La cruz es signo de un modo de vivir que no es frustrante. La novedad de la cruz de Jesús es que no termina en el sinsentido…

11:30: Oración y motivación del día.
12:00: Vía crucis.
18:00: Celebración de la Pasión del Señor.
21:00: Adoración de la Cruz.

SÁBADO SANTO

¿Desconcierto? ¿Incertidumbre? Jesús reposa en el sepulcro. Parece que el Padre lo ha abandonado. Los discípulos, temerosos, se han escondido. ¿Todo ha acabado? Algunos, como los discípulos de Emaús, están especialmente desencantados: abandonan el grupo.

La muerte violenta de Jesús atenaza también, y fuertemente, el corazón de María. Ella sobrelleva en silencio el dolor, el desprecio y el abandono que ha padecido su hijo.

Sin embargo, todo va a empezar realmente. María, corredentora, aguarda, esperanzada, que se cumpla todo el mensaje de Jesús: ella intuye y cree que el Espíritu de su Hijo sigue vivo. Y es verdad: la vida de Jesús no termina en el sepulcro. Dios Padre lo resucita; y por el sentido de su resurrección, Dios nos pide que nos lancemos a una vida nueva.

La historia de Jesús fue un empeño por arreglar este mundo, como Dios quiere. Para ello hace falta entender su misericordia, estar forjado en el amor y tener iniciativas.

La experiencia cristiana de la resurrección es auténtica si sirve para mejorar la historia de la tierra.

                                                                         

                                                                          11:30: Oración mariana y motivación del día.
                                                                          21:00: VIGILIA PASCUAL.

  ¡Feliz Pascua, hermanos!

La historia humana está muy llena de sentido. Desemboca en Dios creador y salvador, que es origen y meta.

Eso sí, que nadie malgaste la vida, ni la atropelle, ni la entierre, porque es un don maravilloso: rica, hermosa, joven, fecunda…

La vida merece atención, sumo cuidado, respeto, responsabilidad, desarrollo constante. Es la cuna del Reino de Dios.