Parroquia Santisimo Redentor Madrid

25 de Agosto: Beato Domingo Metodio Trčka (C.Ss.R.)

 

Beato Domingo Metodio Trčka (C.Ss.R.)

 

Hoy, la Comunidad Redentorista de la Parroquia del Santísimo Redentor, junto a los cohermanos, hermanos, laicos, y amigos conmemora al Beato Domingo Metodio Trčka, quien trabajó incansablemente en el carisma de los redentoristas, el dar a conocer la Buena Noticia, a todos y en especial a los mas desfavorecidos, y con misiones populares, a riesgo de su vida, tenía el propósito de la unificación de los cristianos. Un adelantado a su tiempo.

Dios bendiga y guarde al Beato Domingo Metodio Trčka, y a los redentoristas de todo el mundo que hoy se enfrentan a situaciones difíciles, pero con la bendición de Dios, continúan incansablemente en su Misión.

 

Presbítero Redentorista

 

Martirologio Romano: En Leopoldvara, ciudad de Eslovaquia, beato Metodio Domingo Trcka, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor y mártir, que en tiempo de persecución por causa de la fe, cambió su peregrinar terreno en vida eterna con su glorioso martirio (1959).

Etimológicamente: Metodio = Aquel que es estudioso e investigador, es de origen griego.

Fecha de beatificación: 4 de noviembre de 2001 por San Juan Pablo II

 

 

Metodio: Datos biográficos

 

Domingo Trčka nació el 6 de julio 1886 en Frýdlant nad Ostravicí (ahora República Checa). Último de siete hijos de Františka (Francesca) y Štěrbová Tomas (Thomas) Trčka, fue bautizado al día siguiente de su nacimiento, el 7 de julio de 1886. Creció en una familia católica donde recibe una buena educación cristiana. Una de sus hermanas fue religiosa.

Domingo comenzó sus estudios en la escuela elemental de Frydlant y después paso al instituto de Mistek. Durante el curso 1902/1903 comenzó a frecuentar la clase sexta del Jovenado Redentorista a Cervenka. Tras esos contactos, decidió entrar en la Congregación del Santísimo Redentor. La etapa siguiente de su vida religiosa fue su ingreso en el noviciado de Bilsko que comenzó en agosto de 1903. Emitió la profesión religiosa el 25 de agosto de 1904 (curiosamente la fecha de su martirio).

Después del noviciado continuó los estudios de filosofía y teología en el seminario redentorista, en Oborišt. Aquí se llenó de los ideales de los Santos Hermanos Cirilo e Metodio, primeros evangelizadores de Europa Oriental y Patronos de Europa. Ambos son los fundadores de esas iglesias y los creadores de sus caracteres en la escritura.

Domingo Trcka quería con todo el corazón trabajar en el campo de la unidad de la iglesia. En su rara correspondencia aparece con evidencia que esperaba con gloria el día de su ordenación sacerdotal. El 17 de julio de 1910 es ordenado presbítero por el arzobispo de Praga, el cardenal Leo Skrbensky. Después de su primera misa, celebrada el 18 de julio en San Kajetan a Praga, regresó a Oborite para terminar el último año de estudios teológicos.

De Oborite fue trasferido a Praga (1911) donde comenzó, bajo la guía del P. Fratiek Polepil, para el segundo noviciado y donde continuará como misionero.

Sus superiores dan los siguientes informes: «El Padre Trcka, preparando la predica, quiere ser original. No siempre lo consigue, pero acepta las críticas. En cuanto a la proclamación, lo hace bien, afablemente».

Durante los primeros años de sacerdocio participó en la pastoral de misiones populares, en Praga, en el santuario mariano de Svatá y Hora Plzen.

 

De Domingo a Metodio

 

Durante la Primera Guerra Mundial no escatimó esfuerzos para hacer frente, y defender a los refugiados, en particular, a croatas, eslovenos y rutenos. A pesar de las dificultades de ese período nunca dejó de administrar los sacramentos y de impartir la enseñanza de la catequesis, estando, sin embargo, preparado a para la atención de cualquier necesidad de los fieles.

Cuando estaba en seminario expresó su deseo de trabajar con los cristianos de rito oriental, y en 1919, su superior lo envió a Lviv, para desarrollar su apostolado entre los católicos de rito uniata o greco-católico. En esta comunidad se encontró con el beato Mykola Carneckyj que le enseñó la lengua y costumbres locales. En este período, tomó el nombre de Metodio. En 1921 fue enviado a Stropkov, en Eslovaquia Oriental, donde con sus hermanos, fundó la primera comunidad redentorista de rito latino y bizantino. Fue nombrado superior de la comunidad en 1924, donde desarrolló una intensa labor misionera en las heptarquías de Presov, Uzhorod y Krizevci, y fundó la confraternidad de la Madre del Perpetuo Socorro y del Santo Rosario.

En el año 1931, los Redentoristas griego-católicos se trasladaron a la nueva casa en Michalovce. Metodio fue elegido superior hasta 1932, cuando cansado por los trabajos y la construcción de la casa religiosa, regresó a Stropkov, donde además de curarse, se ocupó de la pastoral en las parroquias de las ciudades vecinas, abriendo nuevos campos para las misiones, el culto a la Virgen del Perpetuo Socorro, la fiesta anual a Maria, los ejercicios espirituales y los retiros para los seminaristas, curas y religiosos: estas eran las obras apostólicas en las que trabajaba. Su preocupación primordial era estar al servicio del pueblo de Dios, ofrecer instrumentos para un aumento de los valores morales, reconstruir y consolidar la conciencia católica entre los greco-católicos. Las misiones populares gozaban de gran respuesta y popularidad.

Al regresar a Michalovce en 1934, fue nombrado Visitador apostólico de las hermanos basilianos en Presov y en Uzhorod. En 1936 fue reelegido superior, y estuvo en el cargo hasta 1942. Bajo su dirección la comunidad redentorista fue el punto de referencia de la vida espiritual de Zemplin. Terminó la construcción de la Iglesia, y comenzó la fundación de un convento femenino, quiso fundar una casa para ejercicios espirituales… y otras muchas obras. Fue un hombre de una profunda oración y caridad

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Redentoristas han sufrido muchas dificultades por el Estado eslovaco, que sospechaba de ellos de la intolerancia y la propaganda contra el Estado. El padre Metodio, el principal sospechoso como los anteriores, por el bien de la comunidad pensaron que proceda a dimitir e ir a Ucrania con otros tres hermanos, pero no recibió la autorización del Estado.

Al concluir la contienda, al principio las relaciones con el Estado mejoraron, aunque no fue por mucho tiempo. El 21 de diciembre de 1945 se creaba la nueva Viceprovincia de Michalovice, de Redentoristas de rito Greco-Católico, independiente de los redentoristas de rito latino o romano. Su primer superior viceprovincial fue el Padre Metodio. Al aceptar su designación, entre otras cosas manifestó «¿Qué es esta nueva viceprovincia? Somos los aquí presentes. Depende de nosotros y de cómo la construyamos». Era un entusiasta para todas las iniciativas y tenía en consideración las buenas propuestas.

En los años 1946 a 1948 se empeñó en la fundación de nuevos monasterios en Stropkov y Savinov, la reconstrucción de la iglesia de Stropkov y la formación de los jóvenes redentoristas. Fue un periodo de desarrollo y de grandes esperanzas para el futuro de la congregación y su misión de llevar el Evangelio a todos.

Con la llegada del partido comunista al poder, muchos proyectos no pudieron concretarse, añadiéndose además la actitud hostil del Estado contra la Iglesia. Los redentoristas eran controlados, sobre todo en la iglesia durante las homilías y predicaciones. Metodio, fue requerido reiteradamente por las autoridades, para reprocharle los abusos en las homilías en contra del régimen. El 19 de julio de 1948, la policía entró en el convento y requisó vehementemente la casa, en busca de algo que sirviera para imputar a los sacerdotes redentoristas, sin embargo nada les encontraron.

 

Metodio: Cárcel. Interrogatorios y martirio

 

En 1949 el régimen comunista suprimió la Vice Provincia. Esta situación duró hasta la noche del 13 de abril de 1950, día en que el gobierno comunista checo suprime todas las comunidades religiosas del país. Todos los religiosos fueron trasladados a campos de concentración. Metodio, que en ese momento estaba en Sabinov, fue trasladado a Podolínec y de aquí en varias ocasiones lo encarcelaron en la famosa «Mlyn de Leopoldov». Exculpó a todos los cohermanos y asumió las culpas y responsabilidades y soportó la tortura permanente con serenidad.

Un redentorista informó así a Roma del suceso: «en los meses de mayo y junio de 1950, cinco de nuestros padres, Trcka, Fail, Dirkan, Szitas y yo, fuimos llevados a los edificios adyacentes a la prisión y arrojados en la terrible cárcel de Leopoldov, donde hemos sufrido por casi 40 días, en camisa y pantalones, con los pies descalzos, sin ningún trabajo, sin la eucaristía, ni breviario ni rosario, bajo una luz fuerte de día y de noche, cada minuto bajo la mirada de los peores guardias, sufriendo terribles interrogatorios durante el día y durante la noche, con los métodos más terribles, psíquicos y físicos juntos, que la moderna criminología comunista tenía a su disposición. Dicho humanamente, era casi insoportable. Cada momento deseábamos morir más bien que vivir. No sabíamos los unos de los otros. Después de 40 días en la celda de interrogatorio, hemos sido trasladados con los otros al convento-cárcel».

El 12 de abril de 1952, se le enjuició. Los enviados por el régimen informan así a sus oficiales: «En los documentos hemos encontrado material que le compromete: una carta del P. Mastiliak de 1937, en la cual Roma agradece por las buenas noticias que venían de la Eslovaquia oriental. Carta dirigida a Padre Domingo Metodio Trcka. Además. Se ha encontrado el pasaporte del P. Trcka. Estas cartas junto con otros materiales han sido retirados por la policía de estado. La intención de P. Metodio Trcka acerca de su viaje al exterior están confirmados también en esta circunstancia. Hasta hace un día ha estado buscando astutamente una nueva legalidad, probablemente bajo otro nombre, porque ha estado en el barbero de Sabinov y le ha dicho que se debía cortar la barba”.

Por esta «Hoja de cargos», una simple carta de un cohermano y la historia inventada del intento de fuga al exterior con un pasaporte falso, Metodio fue condenado en juicio sumarísimo, a 12 años de sufrimientos en las cárceles de Llava, Mirove y Leopoldov. Recibió esta cruz con esperanza y confianza en Dios, que da la cruz pero también la fuerza de soportarla.

A pesar de la enfermedad, debido a la edad y las duras condiciones de vida, su espíritu siguió siendo fuerte, siempre la esperanza en Dios y en su voluntad. Cuando tuvo la oportunidad no sólo oró, sino también ofició la celebración de la sagrada liturgia.

En abril de 1958 fue trasladado a Leopoldov, considerada una de las más duras prisiones. Durante el período de Navidad, mientras cantaba una canción religiosa fue escuchado por el guardián de la prisión y trasladado a la «célula de corrección», las que, debido a las suciedad existentes y las paredes húmedas e insalubres, enfermó con neumonía. Un compañero de prisión, que era médico, pidió que a Metodio se le ingresara en un hospital, como respuesta a la petición, fue confinado a una celda de castigo y aislamiento. Allí contrajo una grave pulmonía, que le llevará a la muerte el 23 de marzo de 1959, a las 9 de la mañana, después de haber perdonado a sus torturadores. Fue enterrado al día siguiente en el cementerio de la prisión.

Después de la restauración de la iglesia greco-católica en el 1968, los redentoristas pudieron pedir el traslado de los restos mortales de P. Domingo Metodio Trcka del cementerio de la prisión de Leopoldov a Michalovice, donde actualmente descansa en la Iglesia Redentorista de «Espíritu Santo».

En 1990, después de la caída del régimen comunista, el P. Metodio Domingo Trcka fue rehabilitado por el tribunal regional de Kosice, y con esto fue oficialmente reconocida la culpa del estado por su encarcelación injusta, por su condena y por su muerte.

Domingo Metodio Trčka fue beatificado en Roma por San Juan Pablo II, Papa, el 4 de noviembre de 2001.