Parroquia Santisimo Redentor Madrid

Solemnidad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

 

Hoy, miércoles 27 de Junio es el día de la Solemnidad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Los redentoristas, y por tanto esta Comunidad de la Parroquia del Santísimo Redentor, l celebra con gozo cristiano esta festividad, culminando el Triduo a nuestra Madre del Perpetuo Socorro, esta tarde a las 20 horas con la celebración en el templo la Eucaristía, con el lema “María, compañera del camino”.

Luego de la celebración religiosa, se disfrutará de un ágape fraterno y festivo en los locales de la parroquia, invitación para todos los fieles que nos acompañaron estos días, junto a los miembros de los diversos grupos parroquiales.

 

 

MADRE DEL PERPETUO SOCORRO

 

 

María de Nazaret, sin duda alguna, es la criatura más excepcional entre todas las criaturas. ¡La mujer más grande en la historia de la humanidad! Ha sido, es y será inspiración para creyentes y no creyentes. María es punto de encuentro para todo hombre y mujer. Inspiración para los santos, biblistas, teólogos, escritores, novelistas, poetas, pintores, escultores, cantantes, cantautores, diseñadores, en fin; inspiración para los que aman la belleza, porque Ella es la “Belleza” salida de las santas y venerables manos del mismo Dios, autor primero y origen de lo bello.

Una de las advocaciones más amadas de la Virgen María por la cristiandad católica de Oriente y Occidente, sin duda alguna es, la advocación de Santa María del Perpetuo Socorro.

El sentido de su nombre, “Socorro”, en buen castellano expresa “acción y efecto de socorrer”. Y “socorrer” significa “ayudar, favorecer en un peligro o necesidad”.

La devoción a la Virgen María bajo esta advocación, es la más difundida en el mundo cristiano católico.

Es una devoción “universal”. El Papa Pío IX (1846-1878), que era muy mariano, al entregar el sagrado icono (icono procedente de Creta, Grecia, (s. XV) a los Misioneros Redentoristas en 1866, lo hizo con estas palabras que la tradición oral recoge así: “Dadla a conocer a todo el mundo”. El deseo del Papa Pío IX se ha hecho realidad y sigue realizándose allí donde se encuentra un Misionero Redentorista.

La devoción crece cada día más y más. Porque las palabras de la misma Virgen María se han cumplido: “Por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1,48). Y así, los Redentoristas podemos decir: ¡Misión cumplida!

 

¡Feliz día de testimonio cristiano!

 

 

ORACIÓN

 

Te invocamos
Oh Virgen del Perpetuo Socorro,
Madre Santa del Redentor,
socorre a Tu pueblo,
que anhela resurgir.

Da a todos el gozo de trabajar
por la construcción del Reino
en consciente y activa solidaridad
con los más pobres,
anunciando de modo nuevo y valiente
el Evangelio de Tu Hijo.

Él es fundamento y cima
de toda convivencia humana
que aspire a una paz verdadera,
estable y justa.

Como el Niño Jesús,
que admiramos en este venerado Icono,
también nosotros
queremos estrechar Tu mano derecha.

A Ti no te falta poder ni bondad
para socorrernos
en las más diversas necesidades
y circunstancias de la vida.

La hora actual es Tu Hora
Ven, pues, en ayuda nuestra
y sé para todos socorro,
refugio y esperanza Amén.

                       San Juan Pablo II