Parroquia Santisimo Redentor Madrid

Natalicio de San Alfonso

Hoy, jueves 27 de septiembre, recordamos a San Alfonso en el día de su natalicio.

Quiero compartirles, una síntesis del primer capítulo del libro “Diálogos con Alfonso. Los pobres son evangelizados”, de Manuel Gómez Ríos, quien, de una manera sencilla y profunda nos acerca a la vida de Alfonso.

“Alfonso, naciste el 27 de septiembre de 1696 en una villa preciosa de las afueras de Nápoles, Marianella. (…)

Don José Félix de Ligorio y Mastrillo, tu padre, pertenece a una de las familias nobles de Nápoles. Su profesión está clara desde el principio, militar y marino. Se casa con Catalina Ana Cavaliero. (…)

Hay tres elementos que definen con claridad la figura de don José de Ligorio a lo largo de su vida: la nobleza, la disciplina y la religiosidad profundamente cultivada. (…)

Te dio la formación que consideró más adecuada y la de mayor que en esos momentos se podía dar en Nápoles en todos los terrenos: humanidades, religioso, artístico y profesional.

Conociste varios idiomas y estudiaste las bases de las principales ciencias y de forma especial las bellas artes desde el diseño y la pintura a la música.(…)

A los dieciséis años conseguiste el doctorado en derecho civil y eclesiástico. (…)

En tu vida hubo mujeres a las que quisiste profundamente: Teresa y María Celeste son dos ejemplos de amistad y ternura en tu vida. Y tu madre. Tu madre fue la mujer de la cordialidad y la cercanía; por eso influyó tanto en tu vida. Ella fue la que dejó ese bagaje de cariño infantil y de apertura a la belleza que aparece en todas tus obras.”

Alfonso fue hijo, hermano, amigo, misionero, consejero, sacerdote, confesor, obispo, santo, doctor de la Iglesia…

Te damos gracias, Señor, por la vida de nuestro padre Alfonso. Te pedimos bendiciones para todos los redentoristas. Danos vocaciones apasionadas por el seguimiento de Jesús, misionero y redentor.

De una manera especial, dejamos en el corazón maternal de nuestra Madre del Perpetuo Socorro el caminar de los redentoristas. Amén.

Grita fuerte ¡SOY REDENTORISTA!, que toda la tierra sepa que elegiste caminar entre los más pobres…

Es reproducción del artículo escrito por la CSSR de la Provincia de Buenos Aires.